El por qué y la vocación de mi blog

Es como el primer día de cole, no sabes muy bien donde te llevan  tus papás, o que vas a hacer en ese sitio que hasta ahora no formaba parte de tu vida, de tu día a día, de tus referencias. Pero, poco a poco vas descubriendo su sentido, los amiguitos, el conocimiento, y le vas tomando gusto (unos más que otros).
Así me siento hoy al comenzar esta aventura. No se donde me llevará, pero si que nace con la vocación de servicio y comunicación con aquellos que quieran visitar mi tierra, CANTABRIA.

Cuando viajo, busco referencias de los sitios que voy a visitar, opiniones de otros viajeros, información turística, reportajes… y siempre pienso, ¡estaría bien conocer a un lugareño que me guiara en este viaje!

Eso es lo que pretendo ser para vosotros, el amigo cercano que te enseña no sólo los sitios imprescindibles, llamativos y de gran reconocimiento, sino otros auténticos y que se escapan a los grandes acontecimientos.

Cuento con vosotros para que me vayáis preguntando por aquellos aspectos que más os interesa descubrir.

3,2,1, …………………..Comienza ¡Viajando por Cantabria!

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Santander: Jardines de Piquío en el Sardinero

Seguimos en el Sardinero para conocer ahora los “Jardines de Piquío”. Una amplia zona ajardinada, sobre un promontorio asentado en rocas, con numerosas palmeras y bancos, muchos de ellos situados de forma estratégica para contemplar el mar. En la zona central hay un saliente natural que separa las playas de la primera (a la derecha)y segunda (a la izquierda) cuando hay marea alta. Si la marea está baja se unen, siendo posible pasar de una a otra. Cosas de nuestra tierra, a la primera se la supone más “categoría” que a la segunda.Esta idea se arrastra desde finales del siglo XIX, cuando las clases pudientes se instalaban en la primera playa del Sardinero, mientras que el pueblo llano estaba en la segunda.
Piquío, se abre como un mirador al mar Cantábrico y tiene diferentes alturas que conducen, mediante paseos, a las playas. Dentro de los jardines hay una pequeña “Bola del Mundo” esculpida en piedra caliza, de la que la Sociedad Astronómica de Cantabria nos descubre la siguiente curiosidad: Además de una escultura, es un potente instrumento astronómico llamado “tierra paralela” y cuya curiosa explicación podéis encontrar en el apartado enlaces de interés en Santander (lo he llamado Bola del Mundo en los Jardines de Piquio). Una vez leída la explicación, seguro que os apetece comprobar en que parte del mundo es de noche o leer la hora como si se tratara de un reloj de sol.
Al igual que el resto del Sardinero, merece la pena hacer dos visitas, una de día y otra de noche, esta última para poder disfrutar de la magnífica iluminación que nace del suelo y da un aspecto al jardín de cuento de las mil y una noches.
También resulta un buen lugar para contemplar los fuegos artificiales, si coincidís con los Baños de Ola o la Feria de Santiago.

Publicado en Descubriendo Santander | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Santander: El Sardinero

Cuando me refiero al Sardinero, considero que empieza en la curva de la Magdalena y termina en el Hotel Chiqui, aunque hay quien lo prolonga hasta el parque de Mataleñas y el Faro, para mí, esta sería ya otra zona de la ciudad.
Este recorrido que os propongo lo haría por el día caminando y lo repetiría de noche en coche, siendo el mismo lugar, la transformación es mágica. Con luz directa del sol, es la única manera de apreciar la belleza en la naturaleza de la zona y la iluminación nocturna lo convierte en todo un espectáculo.
Después de ver la Península de la Magdalena y pasar un rato en la Playa del Camello, estamos listos para continuar.
Descendemos, en un agradable paseo bordeando la costa hasta el restaurante-terraza Rhin (no confundir con el hotel Rhin y la Cúpula del Rhin que quedan a la mano contraria). Un clásico en la ciudad, privilegiadas son las vistas desde los comedores a la playa conocida como la primera. Aquí se ensancha el paseo, dando lugar a una plazoleta con vistas al mar. Otro clásico, un café en la terraza del Rhin y un helado en el quiosoko de Regma. Cruzamos a la acera de enfrente y encontramos la Plaza de Roma, sobre la que se alza el Casino de Santander. A parte de lo obvio, jugar, podemos encontrar exposiciones que habitualmente se instalan en el hall, así como un restaurante.En la plaza, hay varias cafeterías con terraza, heladerías, y como curiosidad: a la izquierda, hacia la calle de la Cañía hay una pequeña tiendecita, (es tan pequeña que si no vais con cuidado os la pasáis fijo) en la que podéis encontrar desde la prensa diaria, pilas para la cámara de fotos, o un flotador para los niños. Otro de los edificios más representativos, era el hotel Sardinero, que actualmente está en obras.
Todos los veranos, desde hace ya algún tiempo, se conmemoran en el mes de julio Los Baños de Ola. Es una manera de recordar el Santander de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, al que venían a veranear los reyes y familias muy relevantes de la sociedad española y europea. Las actividades principales de este evento tienen lugar en esta parte de la ciudad. Hay un concurso de trajes de época, diferentes talleres infantiles, guiñoles, conciertos… Os pongo un enlace a la revista digital “qué ponen” (le he llamado Baños de Ola) con una muy buena explicación de que son y el programa completo de actividades. Este año tienen como tema principal el juego de las palas, juego muy popular en nuestras playas, aunque la masificación de gente y lo molesto que puede resultar la pelotita, ha hecho que tengan que acotarse las zonas en que se puede practicar.

Publicado en Descubriendo Santander | Etiquetado , , | Deja un comentario

Península y Palacio de la Magdalena.

¡Espectacular! Quizá las fotografías aéreas de esta Península y el Palacio que alberga, sean las más impresionantes de Santander capital.
Desde tierra es igual de impresionante. La entrada al recinto es gratuita y son muchos los santanderinos que acostumbran a dar un paseo por su interior. Sitio ideal de expansión para peques y no tan peques. Todo el recinto está bordeado por una carretera que te permite realizar un agradable camino, ascendiendo por un lado y bajando por el borde contrario para descubrir cada rincón de esta maravilla. A esta visita recomiendo dedicar una mañana o una tarde. En menos tiempo se puede ver, pero en mi opinión, no se disfruta de todo lo que ofrece.

Según entramos, a mano derecha, veremos una gran campa en la que se ubican: un parque infantil, una terraza-bar, la Playa de los bikinis, (como se la conoce popularmente por ser la primera playa en nuestra región en la que se vio esta prenda, empezaron por usarla las extranjeras que venían a los cursos de verano de la Universidad Menendez Pelayo, y se las fueron sumando las más atrevidas hasta convertirse en una prenda común, el anecdotico nombre se mantiene hasta nuestros días),y los antiguos edificios de las caballerizas, hoy reconvertidos en alojamiento para los alumnos de la UIMP (Universidad Internacional Menendez Pelayo). También es el lugar elegido para celebrar diferentes eventos deportivos (concurso hípico de saltos) y culturales (conciertos),especialmente entre los meses de julio y agosto.

En caso de no apetecernos caminar, como toma de contacto, o para ver de forma rápida el recinto, podemos dar un viajecito en “el madaleno” . Trenecito (sobre ruedas)que recorre toda la península. El recorrido dura unos 15 minutos y el precio es asequible, unos 2 euros. La taquilla está a la entrada del parque. Te van contando la historia de por qué se construyo, quienes han sido sus diferentes propietarios, que usos ha tenido, diferentes recintos que hay dentro del parque, edificios, playas, lugares de Santander que ves durante el recorrido… El inconveniente es que no hace paradas por lo que no puedes disfrutar de muchos rincones en los que seguro te va a apetecer emplear un poco de tiempo.
Ascendiendo por la carretera, entre un bosquecillo llegamos a la explanada superior, en la que se encuentra el Palacio. Hay visitas guiadas para recorrer ciertas salas del interior los lunes, martes y miércoles con tres pases diarios a las 10, 11 y 12 de la mañana. Las visitas son para particulares, no se admiten grupos y hay que inscribirse con anterioridad en la oficina de turismo de los Jardines de Pereda, llamando al teléfono 942 203 000 o enviando una email a la dirección: turismo@ayto-santander.es.
Este edificio está muy solicitado para realizar bodas civiles en uno de sus salones. No sería extraño coincidáis en vuestra visita con una. Excepcionalmente, a los invitados a estas cerebraciones, si les permiten acceder en coche.

Desde el mirador se aprecian pricipalmente:Los acantilados: de una altura considerable. Ver como rompen las olas sobre ellos es un espectáculo de la naturaleza, que no sólo contemplaréis, sino que también oiréis. Será sosegado, como el arrullo a un niño o brutal si hay mar fuerte.
La isla de Mouro con su faro,Cabo Menor, la Playa del Puntal y el otro lado de la bahía.

Ya casi al final del trayecto, descendiendo por el otro lado de la carretera encontraremos 3 galeones, muy similares a los que hicieron el viaje del descubrimiento de América. Y en uno de los que nuestro navegante Vital Alsal realizó una larga travesía.
Poco después al borde de mar encontramos un minizoo, en el que podremos ver pinguinos. Y con esto, podemos dar por terminada la visita. Seguro que os apetece repetir

Publicado en Descubriendo Santander | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Santander: Península de la Magdalena. Hípica en Julio.

Desde hace ya 12 años se cerebra todos los veranos en Santander, un concurso Hípico de Salto de caracter internacional. Esta será la edición número XXIII. El lugar, la Península de la Magadalena, dentro del recinto que alberga el castillo. En concreto en la campa a mano derecha según accedemos, terreno paralelo a la playa de los bikinis y con bonitas vistas.

Este año podremos disfrutar de este evento el fin de semana del 8 al 10 de julio. (viernes/sábado/domingo), con gran afluencia de jinetes y espectadores. El acceso es gratuito y el espectáculo merece un hueco en nuestra agenda. Hay habilitadas gradas, una terraza para tomar algo y casetas para apuestas.

Recomendación: Aparcar cerca misión, sino imposible, muy dificil. Fin de semana, con playas en las inmediaciones y pocos parking para tanta gente. Pensemos en aparcar donde podamos e ir dando un paseito. Otra opción, el autobús urbano.

Una buena idea es convinar la asistencia al concurso, con la visita al recinto de la Magdalena y sus alrededores. Tenemos que aprovechar el tiempo, que no nos sobra y hay mucho que ver en mi tierruca.

Publicado en Descubriendo Santander | Etiquetado , , | Deja un comentario

Santander: De Castelar al Palacio de la Magdalena.

Este recorrido que iniciamos os recomiendo lo hagáis en coche, os apetecerá parar unas cuantas veces y disfrutar de las maravillosas vistas. Yo no me canso de repetirle siempre que tengo ocasión.

Subimos la “pindia” (esta palabra es muy nuestra y la utilizamos cuando algo está muy empinado, muy en pendiente) Cuesta del Gas y pasamos por la fachada principal, que no más espectacular, del Palacio de Festivales. En la actualidad, las obras de teatro, ballet, conciertos, y eventos en torno al FIS (Festival Internacional de Santander), transcurren en este edificio. Antes de su construcción, las representaciones tenían lugar en la Plaza Porticada, todavía recuerdo el montaje de las gradas, el cierre de la plaza al tráfico rodado, o los sonidos de la música llevados por el viento a los Jardines de Pereda. Unas cosas se ganan y otras se pierden. Ganamos un nuevo edificio, cubierto y en el que se puede llevar a cabo un programa cultural a lo largo del año y perdemos el romanticismo y, también la incomodidad, de aquellas noches en la Porticada.

Comienza el Paseo de Reina Victoria, sobre un promontorio que nos vuelve a arrojar explédidas vistas sobre la Bahía de Santander, al fondo las cordilleras de la Cornisa Cantábrica. En la ladera de la mano izquierda, espectaculares casas-villas-quintas, algunas de ellas pertencientes a familias muy conocidas en Santander. En cuanto las veáis seréis conscientes que es, probablemente, la zona más cotizada de Santander. El precio, para cuando al común de los mortales nos toque el gordo, pero no de navidad, que con ese no hacemos nada. Aquí para instalarse, hablamos al menos del bote acumulado del euromillón.

Llegamos a la Curva de la Magadalena, punto de inflexión en el paseo. Os recomiendo continuar hacia adelante en coche y aparcar en cuanto veáis sitio. La bajada a mano derecha nos lleva a:

Playa del Camello: Tiene un aparcamiento, pero se queda pequeño en verano. En la parte izquierda con marea baja se ven varias rocas cuya forma recuerda a un camello, de aquí su nombre. ¿A ver si las descubris?

Real Sociedad de Tenis: Club privado para la práctica pricipalmente de tenis y club social. Aquí se cerebró, en el año 2000, la semifinal de la Copa Davis entre Estados Unidos y España. Si pertenecéis a algún club de tenis en vuestra provincia, ver si tienen acuerdos de correspondecia.

Terraza Resturante El Balneario. A mitad de bajada a mano derecha hay una entradita que lleva entre casas hasta el Balneario de la Magdalena. Esta terraza es lugar de reunión de muchos santanderinos bien sea por la mañana, después de comer para tomar el café o por la tarde para charlar. El restaurante tiene un precio mas bien alto, y su ubicación no lo hace un sitio de marcha, pero para tomar algo por el día es un sitio de culto.

Península de la Magdalena. Obligada visita. Dedicaremos un post expresamente a este lugar.

Publicado en Descubriendo Cantabria, Descubriendo Santander | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Santander: Del Puerto Deportivo a la Playa de los Peligros

Desde el paseo junto al Puerto Deportivo, sin subir la “Cuesta del Gas”, llegamos al Car de Vela, donde podemos tomar algún curso de iniciación a la navegación, (suelen durar una semana). A mano izquierda dejamos el Planetario, reconocible por su cúpula metálica, junto a La Escuela de Naútica y la parte trasera delel Palacio de Festivales.

Horarios del Planetario.Del 15 de Junio al 15 de Septiembre: de lunes a sábado, pases a las 9, 10, 11, 12 y 13 horas. Domingos y festivos cerrado.

Del 16 de Septiembre al 14 de Junio: martes y miércoles, pases a las 10, 11, 12 y 13, 15, 16, 17, 18 y 19 horas. Jueves y viernes, pases a las 15, 16, 17, 18 y 19 horas. Sábados pases a las 10, 11, 12 y 13 horas. Domingos, lunes y festivos cerrado.

Los pases son cada hora. Debido a motivos técnicos y acústicos el grupo mínimo es de 5 personas y el máximo de 50. La entrada al Planetario es gratuita, pero hay que solicitar día y hora de acceso con anticipación , llamando al número de teléfono 942 20 31 00 del Centro Cultura Doctor Madrazo.

Hay que tener en cuenta que no es un observatorio astronómico.Es un proyector especializado que muestra, con gran precisión y una excelente calidad de proyección, el movimiento aparente del Sol, de la Luna, de los planetas y sus satélites y de las estrellas (hasta la 6ª magnitud, unas 4.500) sobre una pantalla con forma de bóveda que representa la esfera o bóveda celeste, tal y como se vería en cualquier lugar y a cualquier hora de observación en la Tierra

Continuamos y nos encontramos con el Museo Marítimo del Cantábrico. Otro sitio para pasar un buen rato. Está dividido en cuatro secciones, Biología Marina y Acuarios, Etnografía Pesquera, Historia Marítima y Construcción Naval y Técnicas de Navegación. En la parte central del edificio se levanta el impresionante esqueleto de una ballena. En la parte superior hay un restaurante, un bar y una agradable terraza en la que disfrutar de las vistas de la bahía. Para los niños está genial y se divierten un montón buscando algunos de los protagonistas de la peli Nemo, como por ejemplo el profesor Raya.

Un poco más adelante está el Club de Tiro Olímpico y al final la Playa de Los Peligros. Por el contrario de lo que su nombre indica, es una playa frecuentada por familias, con aguas tranquilas y protegidas por la bahía. De dimensiones pequeñas, unos 200 metros, y con una ocupación alta en verano . Podemos tener dificultades para aparcar, pero nada diferente al resto de lugares de costa en vacaciones.

Publicado en Descubriendo Santander | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Santander: “Puertochico” y Castelar.

Inaugura este barrio una rotonda, (Plaza de Matías Montero) que reparte juego entre las varias calles(Hernán Cortés, Castelar, Peña Herbosa, Juan de la Cosa, Bonifaz, Casimiro Sainz y Tetuán) que, junto con el puerto deportivo, forman Puertochico.
Estas calles fueron en su mayor parte, sede de la antigua población marinera cuando aún no se había trasladado al Barrio Pesquero. El Paseo de Castelar, que lleva el mismo nombre que la calle, es uno de los enclaves más selectos de la ciudad. Al frente el puerto y El Real Club Marítimo de Santander (Latitud 43º 28’N longitud 03º 48’W). Al otro lado la Escuela de Vela, Car Principe Felipe, contianumos la vista con un lateral del Palacio de Festivales, la conocida como “Cuesta del Gas”, para terminar de nuevo con los edificios de Castelar. Haciendo esquina, el Edificio del Banco Vitalicio, cuya fachada dicen los entendidos es sobria, aunque a mí lo que me parece es soberbiamente espectacular.
Varios de los restaurantes más famosos de Santander se concentran aquí. Dedicaré un post específico para restaurantes, pero aquí os adelanto algunos. Y dejo sus enlaces en el apartado webs de Santander.

El Puerto: Bueno, muy bueno, pero caro, carísimo. El género de primera, pero pagas la marca.

La Mulata: Periódicamente realizan ferias gastronómicas centradas en un producto del mar, por ejemplo la feria del langostino. Si coincidís con alguna de ellas podeís aprovechar a conocer el sitio, por unos 25,00 euros hay varios platos a degustar de la especialidad que corresponde a esas jornadas, y en cantidad ilimitada. Puedes comer, por ejemplo, langostinos preparados de varias maneras hasta que el cuerpo aguante. El truco: bebidas, postre , no están incluido en el precio y es obligatoria su consumición. A esto añadiremos el IVA. Regalarlo, no lo regalan ni en feria. También productos de primera calidad y, ¿Por qué no darse un capricho?

La Posada del Mar: Encantadores. Precio alto y productos de gran calidad. Reconozco que es uno de mis sitios preferidos.No se si soy objetiva en mi valoración. Lo mio con este local es enamoramiento a primera vista. Agradecería vuestra impresión si os animáis a ir.

La Bombi: Cocina de mercado y local llevado por la familia Movellán, que al pie del cañón suelen atender a los clientes. Precio, sin ir a mariscos, de entre 50 /60 euros siempre quecomo bebida, no añadamos una bodega especial. Su barra suele estar abarrotada y quizá para probar, es buena opción picar algo en ella.

Publicado en Descubriendo Santander | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario